Los beneficios del consumo de la cerveza

El pasado 30 de septiembre de 2014, se celebró en Bruselas el VII Congreso europeo sobre Cerveza y Salud, en el que se dieron cita unos 160 expertos en nutrición y dietética llegados de más de 24 países. Las conclusiones de dicho encuentro revelan que el consumo moderado de cerveza aporta grandes beneficios a nuestro organismo; reduce los índices de obesidad, ayuda a mantener sano nuestro corazón y frena el envejecimiento celular.

Diversos investigadores españoles del Hospital Clinic y de la Universidad de Barcelona, así como grupos de investigación del Centro Cardiovascular del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), apoyan con sus investigaciones los argumentos que hablan de los beneficios de la cerveza para nuestra salud, tanto «con» como «sin» alcohol. Ramón Estruch, del Hospital Clinic, afirmó que la combinación de cerveza y dieta mediterránea nos ayuda a cuidar nuestro corazón. Tanto el Doctor Estruch, como Linda Badimón, investigadora del CSIC, coinciden en que la cerveza ayuda a mejorar el estado global de nuestro sistema cardiovascular.

El consumo de esta bebida debe ser moderado. En este sentido, Estruch argumenta que un consumo recomendable en hombres se sitúa en dos cañas, mientras que en las mujeres se reduce a una. En palabras de Rosa Lamuela, de la Universidad de Barcelona, los polifenoles, compuestos de origen vegetal que se encuentran entre los componentes de la cerveza, son los responsables de las virtudes de esta bebida, ya que sus propiedades antioxidantes nos ayudan a protegernos de diversas dolencias cardiovasculares y de distintos tipos de cáncer. Según Lamuela, se han encontrado alrededor de 50 tipos de polifenoles en la cerveza, que aportan a nuestro organismo protección contra las subidas de presión arterial, los lípidos y resistencia a la insulina.

Al encuentro europeo asistieron profesionales de países como Alemania, Italia, Rumania, Reino Unido y Holanda. Kathryn O´Sullivan, doctora del sistema de salud público del Reino Unido, desmintió el mito de la «barriga cervecera», por carecer de base científica. Según sus palabras, el consumo excesivo de cualquier bebida alcohólica puede provocar un aumento de peso.

Durante la jornada, se destacó también el efecto hidratante que tiene esta bebida sobre nuestro organismo, propiedad de la que pueden beneficiarse los deportistas tras haber realizado ejercicio. En este sentido, el doctor Manuel Castillo Garzón, afirmó que la cerveza aporta poco alcohol, en relación a otras bebidas alcohólicas, y que los que la consumen se pueden beneficiar de su contenido en potasio, que ayuda a las células a rehidratarse aprovechando el alto contenido en agua de esta bebida, con un 95% de dicho elemento. Además, los polifenoles, según el doctor Johannes Scherr, del Hospital Técnico de Múnich, ayudar a prevenir las infecciones de las vías respiratorias, que se pueden producir cuando se lleva a cabo un ejercicio prolongado.

Deja un comentario

Call Now Button